Home

Patricia Hearst y el síndrome de Estocolmo

Chatea con tus amigos en este espacio:




El Caso de Patricia Hearst, secuestrada por el SLA; se convirtió a la ideología de sus captores, hasta el punto de enamorarse de uno de ellos y ayudar al comando a asaltar un banco, metralleta en mano.

El caso de Patty Hearst

7 cobras: el logo del Symbionese Liberation Army

La entidad terrorista de extrema izquierda más singular que ha visto Estados Unidos fue sin duda el Ejército Simbionés de Liberación (SLA, Symbionese Liberation Army), cuya actuación en 1974 se convirtió en un show mediático comparable -manteniendo las distancias tecnológicas, por supuesto- con el generado por los atentados de las torres gemelas y el Pentágono.

Este grupo era una organización típicamente izquierdista, pero que incluyó elementos psicodélicos en su pensamiento, como el concepto simbiótico y un logotipo bastante extraño. Formado por un puñado de estudiantes de San Francisco, saltaron a la fama mundial con el siguiente texto:

Ejército Simbionés de Liberación

Unidad de adultos regional oeste

* Comunicado #3, 4 de febrero de 1974

Materia:

Prisionera de Guerra

Objetivo:

Patricia Campbell Hearst, hija de Randolph Hearst, enemigo del pueblo.

Orden de detención:

Arrestarla y ponerla bajo custodia y, si se resiste, ejecutarla.

Búsqueda ordenada por:

La Corte del pueblo

Hearst es buscada

En la fecha señalada arriba, elementos combatientes de las Fuerzas Federadas Unidas del Ejército Simbionés de Liberación, premunidos de armas cargadas con cianuro, diligenciaron una orden de detención pendiente en contra de Patricia Campbell Hearst. Fue una orden de la corte que el objetivo fuera arrestado por unidades combatientes y llevado a un área de seguridad y sólo para comunicar su condición a la unidad #4, para dar publicidad a este hecho. Fue orden de la Corte que ningún elemento civil fuera dañado. SLO durante esta acción y que, sólo si fuera necesario, debían efectuarse disparos de advertencia. Sin embargo, si algún civil intentaba ayudar a las autoridades a interferir con la ejecución de esta orden judicial, ellos debían ser eliminados de inmediato.

Esta Corte notifica al público que entregó instrucciones a las unidades combatientes para que disparen contra cualquier civil que intente interferir u observar cualquier operación realizada pr las fuerzas populares contra el Estado fascista.Antes cualquier intento de las autoridades por rescatar a la prisionera o arrestar a algún miembro del SLA, la prisionera será ejecutada. Ella es mantenida en un estado físico y mental adecuado y no ha sido dañada, estado que se mantendrá cuanto sea posible. Su protección está compuesta de combatientes y unidades médicas, para guardar tanto a la prisionera como a su salud. Todos los comunicados DEBEN ser publidados completos en todos los diarios y en cualquier forma de medio de comunicación. Las fallas en esto irán en detrimento de la seguridad de la prisionera.

Habrá más comunicados.

SLA

Muerte al insecto fascista que predica sobre la vida del pueblo."

Este singular y mesiánico comunicado fue recibido por la radio KFPA -de tendencia izquierdista- de San Francisco tras el secuestro de Patty Hearst, ocurrido a punta de pistola desde su departamento de Berkeley en la fecha señalada anteriormente, cuando en plena noche llegó una desconocida pidiendo teléfono. Ella la dejó pasar y en eso aparecieron dos sujetos con rifles, escuchándose a la víctima gritar dramáticamente:"¡No por favor, no a mí!".

Steve Wedd y Patty Hearst, comprometidosEl motivo del secuestro era canjear a Patty, de 19 años en ese momento y próxima a casarse con su conviviente, el profesor Steve Wedd, por dos militantes del SLA arrestados en la cárcel de San Quintín, debido a su responsabilidad en el asesinato del superintendente de escuelas de Oakland, Markus Foster, a quien acusaron de querer "uniformar" a los niños por entregarles un carné de identificación.

Pese a que la idea inicial era esa, posteriormente "Cin", el líder del grupo (compuesto por no más de 12 personas, aunque ellos alardeaban que eran miles) creyó que una buena oportunidad de hacerse notar públicamente-la peor debilidad de estos terroristas era su afán de publicidad, que los hacía montar en cólera si estimaban que las noticias acerca de ellos eran muy pequeñas-era lograr que los Hearst dieran comida a los pobres (los SLA estaban convencidos de que formaban parte de un grupo conocido como "los cuarenta", quienes serían los que en realidad gobiernan EE.UU.)

Repartición de alimentosPosteriormente, en una cinta de audio enviada a la misma radio, el SLA ordenó que Hearst padre entregara 70 dólares en comida "de calidad" a todos los californianos pobres.

Según la cinta, la canasta de comida debía contener dos tutos de pavo, dos cajas de jugo de tomate y dos latas de carne, entre otras cosas.

Por increíble que parezca, Hearst (heredero del imperio de medios de comunicación fundado por William Hearst, que explotó el sensacionalismo al máximo) gastó cerca de dos millones de dólares en comida, pero la joven no fue liberada.

Symbionese Liberation Army

closet en donde estuvo encerrada HearstEl fenómeno que ocurrió a continuación, según ella misma lo relata en su autobiografía, fue una mezcla de complacencia hacia sus torturadores, el ansia de supervivencia y convicción de que hacía lo correcto. Debido a que usaron con ella técnicas de control mental propias de una secta (estuvo meses encerrada en un closet, fue vejada sexualmente y aleccionada sobre marxismo), la mujer comenzó a sentir simpatía por sus captores, en un cuadro psicológico diferente del llamado síndrome de Estocolmo, en el cual la empatía con los secuestradores se produce en forma automática y voluntaria y no forzada como en esta situación. Según ella lo expuso en una cinta de audio enviada días después a su madre, "desearía que trataran de entender la posición en que estoy. Estoy justo en el medio y estoy dependiendo de lo que un montón de otras personas hacen".

Los HearstDos meses después del secuestro, la familia Hearst recibió un nuevo cassette de Patricia, en el cual les anunciaba que renunciaba a su nombre y que de ahí en adelante se llamaría "Tania" (seudónimo utilizado por Tamara Bunge, conviviente del Che Guevara) y que había decidido "quedarse y pelear". El 15 de abril, las cámaras del Hibernia Bank de San Francisco (banco propiedad de los padres de la mejor amiga de Patty) captaron las caras de varios asaltantes que se llevaron 10.000 dólares e hirieron a dos guardias. Uno de los rostros allí captados fue el de Patricia Hearst.

La foto de ella portando un fusil AK-47 se hizo mundialmente famosa. Un mes más tarde, el 16 de mayo, ella y otros miembros del SLA tuvieron un enfrentamiento con la Patricia Hearst portando un fusil AK-47policía en una tienda de deportes de Los Angeles, logrando escapar gracias a que llevaban un rehén (Thomas Dean Matthews, de 18 años). Al día siguiente, en el histórico condado de Watts (donde estalló la primera revuelta negra en 1965) la policía encontró una casa de seguridad del grupo, produciéndose un gigantesco tiroteo que terminó cuando la casa se incendió, muriendo seis miembros del SLA, entre los que no estaba ella.

Tres semanas más tarde, Patricia-Tamara envió otra cinta, en la que decía que en dicho enfrentamiento habían matado a "Cujo, el más gentil y hermoso hombre que he conocido.

"Nunca Cujo (cuya identidad era William Wolfe, de 22 años), ni yo habíamos amado de la forma que lo hicimos. El establecimiento de nuestra relación fue también un compromiso con la lucha y el amor por nuestro pueblo". Gracias a esa cinta, el asunto se puso más claro. El 18 de septiembre de 1976 fue arrestada en Nueva York, iniciándose el juicio más famoso de EE.UU. hasta el de O.J. Simpson. Su abogado alegó que ella había sido coercionada a actuar como lo hizo.

Cuando le tocó hablar, Patty alegó que la habían encerrado en un closet por varias semanas, que habían abusado sexualmente de ella y luego fue enfrentada a la opción de "unirse o morir".

Finalmente, fue sentenciada a diez años de cárcel, pero salió a los 23 meses, gracias a una amnistía que le concedó el presidente James Carter. Antes de recuperar su libertad, se enamoró de un guardia de la prisión en que estaba, un hombre de 33 años.

 

Links en el sitio

Relacionados:


Home - Privacidad - Curso de Literatura Universal 2014 con Xrisi Tefarikis - Contacto: